martes, 8 de septiembre de 2015

H&M se suma al reciclaje este otoño

La moda también sabe contribuir por un mundo mejor, y así lo ha demostrado en esta ocasión H&M. El reciclaje ha sido su proyecto desde hace años, cuando en 2013 con su iniciativaGarment Collecting, invitó a los compradores de la marca a donar aquellas prendas que ya no utilizasen (fuesen de la marca que fuesen).  Así el grupo sueco ponía a disposición de los clientes unos contendedores dónde depositar su “ropa olvidada” para poder reciclarlas y utilizarlas en futuras colecciones de la firma.

Pues bien, la tendencia que nunca pasa de moda como es el denim y el movimiento Garment Collection de H&M han hecho que salgan a la luz 16 prendas elaboradas con algodón orgánico y reciclado de esas más de 14 mil toneladas de textiles recogidos en la campaña.

Esta colección además de no alejarse del mundo de la moda, busca transmitir un mensaje sobre la importancia de reducir el impacto ambiental en el mundo de la moda, ahorrando asíen los recursos naturales utilizados en la producción de la tela.

Una gran iniciativa, que esperemos sigan muchas de nuestras marcas más socorridas y que ayudan a que la gente se conciencie a través de estos pequeños pero grandes mensajes. Según Karl-Johan Persson, CEO del grupo sueco:

 “Crear un ciclo cerrado para los textiles, en el que la ropa no deseada pueda ser reciclada en ropa nueva, no sólo minimiza el desperdicio textil, sino también reduce significativamente la necesidad de recursos vírgenes, así como otros impactos que la moda tiene en nuestro planeta”

bernature
Consorcio del Reciclaje,S.L.

Tu móvil NO es basura

Algunos componentes electrónicos pueden contener elementos tóxicos como plomo, berilio, y plásticos con retardante de flama. Debido a la compleja composición de materiales encontrados en el e-waste, se requieren métodos especializados para recuperar el material de una manera segura y responsable. Pero la utilización de métodos apropiados no es muy frecuente, arriesgando a la vez aspectos de salud, económicos, ambientales y sociales.

Es por eso que es de suma importancia no tirar la chatarra electrónica a la basura y asegurarse de que el reciclador cuente con las autorizaciones necesarias.

¿Qué contiene un monitor?
Un tubo de rayos catódicos o CRT por sus siglas en inglés, es el componente que muestra el video en un monitor. Un CRT contiene aproximadamente 7 kilos de vidrio y los monitores también contienen un promedio de 2.2 kilos de plomo, el cual viene mezclado con el vidrio y sirve, en parte, como un escudo contra los rayos-x generados en el mismo CRT. Otros materiales tóxicos que contiene un monitor son: cadmio, estroncio, bario, arsénico, antimonio y compuestos fosforados.

Debido al alto contenido de material tóxico, los CRTs no deben ser tirados a la basura o ser abiertos, ya que al hacerlo se dispersan todos estos contaminantes.

¿De dónde vienen los móviles?
En la tabla periódica de los elementos hay un grupo de elementos que se llama Tierras Raras.

Probablemente cuando estudiaste química estos pasaron desapercibidos, pues nadie sabía para qué sirven. Ahora resulta que estos elementos han sido indispensables para el desarrollo tecnológico.

Algunos de ellos son el ecandio y e itrio, y este último sirve para que el color rojo se vea intenso y brillante en las pantallas. Un solo iPhone contiene ocho diferentes tipos de estos elementos, y otros smartphones hasta dieciséis. El problema con este tipo de elementos es que se encuentran distribuidos en pequeñas concentraciones por todo el mundo, y debido a esa razón, su explotación es muy costosa económicamente, y más preocupante aún, tiene un grandísimo costo ambiental y social.

Es muy importante tener siempre presente la relación que hay entre el producto, su fabricación y su relación con el medio ambiente y no olvidar que todo viene de algún recurso natural. La generación mundial de residuos electrónicos se estima entre 30 y 50 millones de toneladas al año. Entre el 50 y el 80 por ciento de la chatarra tecnológica acaba en ciudades vertedero de China o en países en vías de desarrollo como India, Paquistán y Nigeria. El Instituto Nacional de Ecología (INE) realizó un estudio (2007) en el que estimó que la generación potencial actual y futura de los desechos electrónicos es de entre 150,000 a 180,000 toneladas por año en México para el año 2007, y 550 toneladas por año en Coahuila.

En los últimos años ha habido un notable incremento de este tipo de residuos y se debe a:

1. El mercado crece rápidamente.
2. La rápida innovación y la obsolescencia programada.
3. La migración de lo análogo a tecnología digital.
4. EL precio bajo de los equipos nuevos.
La solución a la problemática de los residuos electrónicos no se encuentra en el reciclaje. La única manera de acabar con el problema y detener el cambio climático es reducir el consumo.

No es necesario que vivamos sin tecnología o comodidades, pero sí es necesario que hagamos un cambio de hábitos y reevaluemos lo que es verdaderamente importante. ¿Realmente necesitas cambiar de teléfono celular 1 vez al año y de computadora cada 5 años? No tiene sentido estar gastando y comprando cada vez más cosas, lo que debemos hacer es exigir a los fabricantes que hagan productos más duraderos.

Es importante recordar que como consumidores tenemos una responsabilidad compartida en el tema de los residuos que generamos.

El no asumirla ha tenido como consecuencia, entre otras cosas, el cambio climático y la contaminación del aire, agua y suelo. Sin embargo estos problemas no nos deben agobiar, sino que debemos cooperar con lo que está a nuestro alcance.

Debemos ser responsables de nuestras acciones al adquirir un aparato eléctrico o electrónico y asegurarnos de que sea reciclado de manera ambientalmente adecuada. Recuerda que reciclar electrónicos recupera materiales valiosos y como resultado reduce gases de efecto invernadero, reduce la contaminación y ahorra recursos al extraer menos materiales de la Tierra.


bernature
Consorcio del Reciclaje, S.L.

Síguenos por email