martes, 18 de febrero de 2014

La planta de recuperación de vidrio de Areosa se posiciona como la cuarta a nivel estatal de reciclado de vidrio


El presidente de 
Sogama, Luis Lamas, describió el proceso de recuperación del vidrio contenido en la basura convencional que llega diariamente al complejo medioambiental de Cerceda y que, por tanto, no fue seleccionado previamente por la ciudadanía y depositado en el iglú verde correspondiente.

Desde que se puso en marcha esta infraestructura central, es la primera vez que la empresa pública acomete una iniciativa de estas características. Para ello sacó un concurso público, del que resultó adjudicataria la firma Daorje  Medioambiente, que se encargó de levantar una planta de recuperación de vidrio en el lugar de Areosa (Cerceda), a donde llega el vidrio procedente de Sogama. De hecho, la actividad de esta nueva instalación, pionera en España, permitirá incrementar en un 80 por ciento el reciclado de vidrio en Galicia, posicionando a nuestra comunidad como la cuarta a nivel estatal con mejores tasas, después de ocupar, en el año 2012, la plaza número 12.

Lamas, que insistió en la necesidad de que la población deposite el vidrio en el lugar que le corresponde, es decir, en el iglú verde, explicó el itinerario que sigue este residuo desde el momento en que llega a Sogama mezclado con la basura genérica hasta que se recicla.

Tras ser separado en el complejo industrial de la Sociedad, junto con otros restos inertes (cerámica, piedras, ladrillos, etc), se transporta posteriormente a la planta de Daorje en Areosa, donde se realiza un cribado para proceder a su segregación y posterior lavado. Desde ahí, el vidrio resultante viaja a la planta que este grupo empresarial tiene en Verín (Ourense), procediendo a su clasificación por colores y posterior envío a las vidrieras.

Desde el año 2002, el vidrio contenido en la bolsa negra se venía acopiando por Sogama en un depósito de inertes sin darle utilidad. Tal y como manifestó su máximo responsable “ahora lo ponemos en valor, con los consiguientes beneficios ambientales y económicos”. Asimismo, recordó que esta labor le reportará a la entidad unos ingresos de alrededor de medio millón de euros anuales.

Reconoció que a pesar de que el vidrio constituye la fracción que más se recicla, generando pocas dudas para la ciudadanía, lo cierto es que todavía se desvían muchas cantidades hacia la bolsa negra. De hecho, Sogama aportará a la instalación de Daorje del orden de 30.000-40.000 toneladas anuales, entre las que se incluye la evacuación progresiva de lo acumulado en vertedero.

También dio cuenta de los ocho puestos de trabajo que la actividad de la planta ha generado, una cuestión que, a su juicio, y más en el actual contexto de crisis económica, “no es una cuestión menor”.


bernature
Aguas de valencia seleccionada por el ministerio de medio ambiente para participar en el proyecto Clima 2013

Este proyecto liderado desde el Gobierno de España recoge buena parte de los objetivos que tiene el Grupo Aguas de Valencia. Esto es, aunar el compromiso y la responsabilidad social incentivando acciones y proyectos a favor del desarrollo sostenible.

Vicente Fajardo, Director del área de Saneamiento del Grupo Aguas de Valencia, fue el encargado de representar a toda
la compañía en la puesta de largo de los proyectos Clima 2013- Fondo de Carbono. El acto fue presidido por el Ministro de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, Miguel Arias Cañete, que ya ha anunciado que están trabajando en las bases para abordar la tercera edición de este proyecto. A la espera de conocer las bases de la siguiente convocatoria, Aguas de Valencia no descarta volver a presentar proyectos.


Este proyecto liderado desde el Gobierno de España recoge buena parte de los objetivos que tiene el Grupo Aguas de Valencia. Esto es, aunar el compromiso y la responsabilidad social incentivando acciones y proyectos a favor del desarrollo
sostenible. El objetivo global del Proyecto Clima es la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero en España. Los sectores esenciales donde se está trabajando son el transporte, el sector residencial, los residuos y la agricultura.
Vicente Fajardo ha firmado uno de los 49 nuevos contratos de Proyecto Clima que se han firmado hoy y que tienen un compromiso común reducir de manera verificada emisiones que se generen en los próximos cuatro años. Es decir,
evitar la emisión a la atmósfera de CO2.


La propuesta seleccionada por el Ministerio, “Adecuación de una instalación para la
codigestión de residuos alimentarios y fangos de EDAR para la producción de energía
limpia”, tratará los residuos de la industria agro-alimentaria de manera más cercana
a su origen, puesto que se elegirán residuos para utilizar como cosustratos de la industria de la zona, evitando tanto las emisiones de metano producidas por su disposición en vertederos como las derivadas de su transporte a mayores distancias.
El proyecto presentado por el Grupo Aguas de Valencia propone la instalación de una bomba de carga y un triturador para poder utilizar siempre el depósito existente e instalar uno nuevo que permita dar cabida a una mayor cantidad de residuos en los digestores de la depuradora. Así se minimizará cualquier elemento que venga con el cosustrato y que pudiese producir emboces o cualquier incidencia en el interior del digestor, y facilitará la dosificación de residuos que de otra manera no serían adicionables.

El tratamiento de los residuos de origen agro-alimentario se realizan en la estación depuradora de aguas residuales (EDAR) de Quart-Benàger, mediante el tratamiento biológico con fangos activos de unos 60.000m3/día de agua residual. Actualmente a la digestión anaerobia, además de los fangos primarios y biológicos se están empezando a adicionar cosustratos procedentes de la industria alimentaria con la finalidad de aumentar el biogás producido.



El cosustrato llega a las instalaciones en cisternas de 20 m3, cubas de 10 m3 o grandes recipientes a granel y, en la actualidad, es descargado directamente en la cámara de mezcla que recoge los fangos primarios espesados y los fangos biológicos de 35 m3, si el camión no dispone de bomba para llenar el depósito.


bernature

miércoles, 12 de febrero de 2014

Comunidad Valenciana: El Hospital Clínico reduce los residuos biosanitarios en un 51%



El Hospital Clínico de Valencia ha logrado reducir la producción de residuos biosanitarios un 51 por ciento, al pasar de 218.468 kilos en el año 2002 a 106.406 en 2013, según el balance de actividad desde su creación. Esta gestión de los residuos ha supuesto un ahorro económico que supera los 161.000 euros

Según ha informado la Generalitat en un comunicado, en el balance destaca "la gran implicación de los trabajadores en la debida clasificación de los residuos sanitarios", ya que este indicador refleja una buena gestión en el tratamiento de los residuos que se generan en el ámbito hospitalario, tanto en la vertiente interna como externa, a la vez que se adecua a la normativa vigente, tanto de la comunidad europea como la estatal y autonómica.

Dentro de este amplio conjunto de residuos sanitarios, se clasifican distintos grupos en función básicamente de su peligrosidad potencial que define su gestión tanto en el centro hospitalario como en su gestión extra-centro para su destrucción y eliminación.

Así, en esta clasificación, los del Grupo III son denominados Biosanitarios y son producidos en la actividad asistencial que conllevan algún riesgo potencial para los trabajadores expuestos o para el medio ambiente, siendo necesario observar medidas de prevención en su manipulación, recogida, almacenamiento, transporte, tratamiento y eliminación.

Estos buenos resultados han sido posibles mediante la instauración de varias líneas de trabajo. Así, se ha elaborado un Plan de Residuos Sanitarios específico para el Hospital Clínico y se ha hecho una descripción minuciosa del Mapa de Residuos del Hospital por servicios productores, inventariando los contenedores por grupos de clasificación.

También se ha prestado interés en la formación de los profesionales, estableciendo un plan formativo a todos los trabajadores en materia de prevención de riesgos laborales y residuos sanitarios.

Otra de las líneas de trabajo ha sido la señalización a través de carteles divulgativos de la clasificación de residuos en todos los centros productores y la introducción de políticas medioambientales y de prevención de riesgos laborales en el Manual de Acogida del nuevo trabajador.

En esta línea, el Comité ha aprobado recientemente el Plan de Residuos del Departamento de Salud Valencia Clínico Malvarrosa, que engloba el existente hasta ahora en el Hospital Clínico y Hospital Malvarrosa, con la finalidad de homogeneizar los procedimientos existentes en esta materia en ambos hospitales.


bernature
Europa no tiene capacidad para reciclar todos los residuos de papel y cartón

En los últimos diez años, la gestión de los residuos ha sufrido una gran transformación. La aplicación de las diferentes Directivas en materia de residuos ha incrementado por un lado la recogida



El sector de la recuperación de residuos de papel y cartón apuesta por exportar el papel y cartón recuperado que la UE no tiene capacidad para reciclar. La existencia de un mercado abierto y sujeto a la autorregulación de las economías de libre mercado de materiales reciclables impulsa las tasas de reciclado con el consiguiente beneficio para el empleo y el medio ambiente. 
En los últimos diez años, la gestión de los residuos ha sufrido una gran transformación. La aplicación de las diferentes Directivas en materia de residuos ha incrementado por un lado la recogida, clasificación y procesamiento de los residuos en Europa, y por otro ha desviado materiales reciclables del vertedero y la incineración; aumentando la disponibilidad de materiales para su reciclaje.
En el caso concreto del papel recuperado, la tasa de reciclaje en España ha crecido 14 puntos, pasando del 63% en 2002 al 82% en 2012; alcanzándose prácticamente el límite técnico, muy por encima de las exigencias en materia de reciclado que marca la Unión Europea. La tasa de reciclaje de los hogares ha aumentado un 60%, y se espera que aumente aun más. Las tasas de reciclaje de la industria son bastante superiores.
A medida que las tasas de reciclaje se han ido incrementando, el reciclaje se ha convertido en una actividad económica consolidada, posicionado a la industria del reciclado como una actividad destacada en la dinámica económica y social actual.
En 2012, la industria española de la recuperación y el reciclado de residuos de papel y cartón, gestionó 4,5 millones de toneladas de estos residuos, de las cuales el 18,5% provinieron de los sistemas municipales de recogida y el 81,5% de los sistemas de recogida industriales, gestionados íntegramente por empresas privadas.
Sin embargo, recoger el material para su reciclado es solo la primera parte de la historia. Estos volúmenes crecientes de materiales deben tener algún sitio al que ir. La industria papelera europea no tiene capacidad suficiente para consumir todo el material reciclado que se recoge en Europa.
En el caso concreto de los residuos de papel y cartón , y según los datos de la Confederación de Industrias Papeleras Europeas, en Europa, como consecuencia de su alta tasa de reciclaje, existe una sobreoferta de 8,8 millones de toneladas de este material, que se exporta a otros mercados, principalmente a China, destino clave para el reciclado en todo el mundo, al ser el país de mayor crecimiento económico mundial y donde se producen y se embalan una gran cantidad debienes de consumo que terminan en Europa.
Si estas exportaciones no se producen, estas toneladas de materiales reciclables sobrantes corren el riesgo de no ser recogidas, de acabar depositadas en un vertedero o de ser incineradas, con el consiguiente mayor riesgo y menor beneficio ambiental.
Vender materiales reciclados de España o de Europa a empresas españolas o extranjeras es una consecuencia natural de que los residuos se hayan convertido en un recurso y que estén desplazando el uso de materiales vírgenes en los procesos de fabricación, obteniéndose de esta manera importantes beneficios económicos y ambientales.
A su vez la exportación contribuye a mantener los índices de reciclado de los materiales reciclables que presentan una buena demanda, como es el caso del papel recuperado, lo que hace que disminuya la presión global sobre la demanda de materias primas, contribuye a reutilizar materiales que de lo contrario se desperdiciarían y reduce el consumo de energía y las emisiones de efectos invernadero procedentes de la extracción y la transformación.
La existencia de un mercado abierto y sujeto a la autorregulación de las economías de libre mercado de materiales reciclables impulsa las tasas de reciclado con el consiguiente beneficio para el empleo y el medio ambiente.

bernature

Síguenos por email